Resumen semanal

  • GLOBAL

    • Los sistemas de Microsoft sufrieron una falla a fines de la semana tras la actualización de un componente de ciberseguridad de la empresa Crowdstrike. Ello ha provocado severas disrupciones a nivel global en las prestaciones de servicios y procesos de producción en múltiples sectores. Si bien el impactó será transitorio, las firmas reconocieron que la recuperación de sus negocios será lenta.
  • ESTADOS UNIDOS

    • El balance de los datos de actividad publicados durante la presente semana fue mejor al esperado. De esta forma, las ventas del comercio minorista en sus medidas subyacentes se aceleraron en junio, mientras que la actividad manufacturera repuntó en similar período. Además, el desempeño de la edificación iniciada de viviendas y los permisos de construcción estuvo algo por sobre el anticipado. En todo caso, las cifras son consistentes con un crecimiento moderado del PIB durante el 2T24 en el rango de 1,5%-2,0%. • Varios miembros de la Reserva Federal (FED), incluyendo a su presidente, reafirmaron su mayor confianza en que la trayectoria inflacionaria retomó el camino de convergencia hacia la meta del 2,0%. Además, manifestaron una mayor preocupación ante un posible debilitamiento más pronunciado del mercado laboral, retorica que sugiere que la FED percibe ahora que las preocupaciones sobre la inflación y el empleo están más equilibradas. • En este contexto, el mercado le asigna una probabilidad cercana al 98% a al menos una baja de la TPM hasta septiembre. Si ello se materializa, y se refuerza nuestro escenario de tres bajas en el 2024, estimamos un potencial de caída adicional de 40 pb en la tasa del TB10.
  • ZONA EURO

    • La confianza empresarial en Alemania se deterioró en julio, mientras que la actividad industrial continuó descendiendo. Ello confirma el debilitamiento de la región en meses recientes. • El Banco Central Europeo (BCE) dejó inalterada su tasa de política monetaria y reafirmó que sus próximas decisiones serán dependientes de los datos. A pesar de ello, el mercado sigue esperando que el BCE reanude el recorte de tasas en su próxima reunión para hacer frente a las crecientes señales de debilitamiento de la economía. • La combinación anterior derivó en un moderado debilitamiento del euro en relación con el dólar.
  • CHINA

    • La economía registró en el segundo trimestre un crecimiento anual de 4,7%, cifra que fue menor a la esperada y dio cuenta de su peor desempeño en cinco trimestres. Además, las cifras parciales confirmaron el frágil avance en las ventas del comercio minorista y el debilitamiento de la inversión. Esto último, tras una nueva y violenta caída de la inversión en propiedades, dejando así en evidencia la prolongación de la crisis del sector inmobiliario. • Las cifras recientes han continuado disipando el exceso de optimismo que se formó en el mercado al inicio de año. Ello motivó caídas generalizadas en los precios de los metales industriales, incluyendo el cobre. • Sin perjuicio de lo anterior, los principales índices accionarios chinos cerraron la semana con alzas de mediana intensidad. Ello fue consecuencia de crecientes expectativas de nuevas medidas de apoyo.
  • CHILE

    • De acuerdo con la encuesta de crédito bancario correspondiente al segundo trimestre, las condiciones crediticias siguen siendo restrictivas, destacando estándares más ajustados para los segmentos inmobiliario y construcción. Ello probablemente da cuenta de las frágiles condiciones financieras de las firmas. En tanto, las instituciones financieras perciben un debilitamiento adicional de la demanda, excepto en las grandes empresas y en el segmento hipotecario. • UHG, controlador de Empresas Banmédica, anunció que pondría a la venta sus operaciones de Chile, Colombia y Perú. En el mercado local, ello responde a la incertidumbre regulatoria, el impacto financiero producto de los fallos de la Corte Suprema y la ausencia de medidas que permitan estabilizar al sistema privado de salud. • La paridad local cerró la semana levemente por encima de los $947, lo que significó un alza semanal de poco más de $40. Ello fue consecuencia de una violenta caída en el precio del cobre, el debilitamiento de las monedas emergentes, el incremento de la volatilidad en los mercados financieros globales y la caída en el diferencial de tasas de interés. En todo caso, la escalada del tipo de cambio fue mayor a la sugerida por sus fundamentales. De hecho, el valor efectivo se situó poco menos de $15 por encima de nuestra estimación para el valor de equilibrio. Hacia delante, considerando que la caída del precio del cobre ha sido mayor y más rápida de lo anticipado, revisamos al alza nuestro rango esperado de fluctuación para el tipo de cambio a $905 – $945.