El Instituto Nacional de Estadísticas (INE) dio a conocer hoy en la mañana el desempeño de los datos de actividad sectorial correspondientes al mes de octubre de 2023. Entre las cifras publicadas destacaron las siguientes:

El balance de las cifras publicadas por el INE fue mucho mejor al anticipado, motivo por el cual revisamos al alza nuestra estimación de crecimiento del IMACEC correspondiente al mes de octubre, desde un -0,2% a un 1,2%. Ello sería el resultado de un crecimiento de 2,6% en el IMACEC no minero y una caída de 6,0%en el componente minero del IMACEC. 

A nivel sectorial, la principal sorpresa provino del fuerte repunte en la producción manufacturera. De este modo, el sector registró en octubre una expansión anual de 9,5%, siendo ello, en buena medida, resultado del aumento de 26,2% en la fabricación de sustancias y productos químicos (mayor producción de metanol debido a mayor disponibilidad de materia prima). A ello se sumó el avance de 45,6% en la fabricación de maquinaria y equipo (mayor demanda de maquinaria para la minería) y el alza de 4,8% en la producción de alimentos. En contraste, la mayor incidencia negativa provino de la fabricación de otros productos minerales no metálicos (menor demanda, probablemente del sector de la construcción). En términos secuenciales, la actividad manufacturera registró un alza de 4,2% en octubre en relación con el mes previo, alcanzando con ello su volumen de actividad más alto desde fines de 2021.

Por su parte, la producción minera registró en octubre una contracción anual de 6,8%, cifra muy inferior al registro del mes previo. Además, en el margen se apreció una contracción de 5,7% en relación con el mes de septiembre, con lo cual el nivel de producción fue el más bajo en cinco meses. Dicho desempeño fue el resultado de un menor tratamiento de cobre y una caída en la ley de mineral en yacimientos importantes. En todo caso, y más allá de la volatilidad mes a mes, el nivel de actividad minera se encuentra por debajo del promedio observado en la última década.

Por el lado del gasto, el balance de las cifras fue nuevamente débil. El indicador de actividad del comercio se contrajo en octubre un 0,9%, mientras que la medida del comercio al por menor cayó un 6,9%. En dicho resultado incidieron las caídas en vestuario, calzados y accesorios, ventas automotrices y alimentos. Ello, en un contexto en que el mercado laboral ha mostrado señales de deterioro. En tanto, los permisos de edificación registraron en octubre una contracción anual de 34,1%, de la mano de fuertes caídas en ambos segmentos (vivienda y no vivienda).

Si las cifras que se publicarán mañana confirman nuestra proyección del IMACEC, es probable que revisemos al alza nuestra estimación de crecimiento para el año completo, actualmente en un -0,3%. Ello, reforzaría nuestra convicción de una postura cautelosa por parte del Banco Central, consistente con una baja de 50pb en la última reunión de 2023.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *