GLOBAL

La disrupción y los cuellos de botella en las cadenas logísticas, suministro y producción ha continuado deteriorándose.

Distintos indicadores a nivel global, entre ellos las encuestas manufactureras de Markit, muestran que las órdenes recibidas por las fábricas han continuado acumulándose y que las empresas continúan enfrentando serias dificultades para satisfacer la demanda. Ello, en un contexto en que las disrupciones y cuellos de botella se han acentuado. En Europa, las órdenes en espera aumentaron a un nivel sin precedentes, con varias firmas de gran tamaño advirtiendo que los problemas asociados a la escasez de suministro podrían persistir durante el próximo año o incluso más, especialmente en el sector automotriz. En tanto, en Asia la situación se ve agravada por las mayores restricciones implementadas y la aceleración en la velocidad de contagio en muchos países claves en el proceso de producción de insumos intermedios industriales. La combinación de la propagación de la variante Delta, la escasez de materiales y materia prima y la limitada capacidad de transporte marítimo de carga, en un contexto de rápida y fuerte recuperación de la demanda, están creando serias dificultades para el comercio mundial y la recuperación económica.