ECONOMÍA CHILENA

El balance de los datos de actividad sectorial fue positivo y ligeramente mejor a nuestras proyecciones.

En octubre, el índice de producción manufacturera registró un alza anual de 1,5% en relación con similar período de 2020. Las principales incidencias positivas provinieron de la fabricación de sustancias y productos químicos, la elaboración de bebidas alcohólicas y no alcohólicas y de la fabricación de papel y de productos de papel. En contraste, la principal incidencia negativa provino de la elaboración de productos alimenticios. En términos secuenciales, el indicador de actividad manufacturera registró un alza de 0,3%, alcanzando con ello su nivel más alto en 5 meses.

Gráfico N° 10: Producción Manufacturera

Por otra parte, la producción minera experimentó una sólida recuperación en octubre, luego de dos meses de fuertes contracciones. De esta forma, si bien la tasa de crecimiento anual llegó a sólo un 0,3%, en términos mensuales el crecimiento se empinó a un 8,7%, alcanzando su nivel más alto en seis meses. Finalmente, el índice de producción de electricidad, gas y agua se expandió a un ritmo anual de 4,9% y a uno mensual de 0,6%, desempeño explicado por el crecimiento del componente de electricidad.

Gráfico N° 11: Producción Minera

El desempeño de la economía en octubre superó las expectativas.

En octubre, el IMACEC registró un crecimiento anual de 15,0%, cifra levemente superior a nuestra proyección (14,7%). Ello dio cuenta del impacto expansivo asociado a la mayor apertura de la economía, las medidas de apoyo a los hogares, los retiros parciales de los fondos previsionales y por la menor base de comparación. En términos de niveles corregidos por factores estacionales, el IMACEC aumentó un 0,8% en relación con el mes previo, destacando el desempeño de minería e industria, resultados que compensaron las caídas de servicios y resto de bienes. En tanto, el sector comercio experimentó un virtual estancamiento, dando cuenta del hecho que lo factores expansivos están comenzando a disiparse.

A partir de las cifras publicadas, estimamos un crecimiento de la economía de 12,0% para el 2021. En tanto, para el 2022 mantenemos inalterada por ahora nuestra estimación del PIB de sólo un 0,5%, aunque advertimos que el desempeño de la economía dependerá críticamente de la dirección de políticas y reformas que implemente el nuevo gobierno.

Gráfico N° 12: IMACEC

Los créditos hipotecarios registraron en octubre su menor flujo en 12 meses.

De acuerdo con los datos publicados por la ABIF, los créditos hipotecarios registraron en octubre un aumento de sólo un 0,4% en relación con el mes previo, su menor ritmo en 12 meses. Con ello, el gremio señaló que se observa una caída en el flujo mensual a poco más de US$ 1.000 millones. El mencionado debilitamiento es coherente con una disminución importante en las solicitudes de créditos y condiciones crediticias más restrictivas, tanto en términos de plazos, montos y tasas de interés. Respecto a esto último, las tasas de interés de los créditos hipotecarios promediaron un 3,56% en octubre y se apreciaron operaciones incluso por sobre el 5,0%.

El fin del IFE provocará una brusca caída del consumo.

A fines de noviembre se realizó el último pago del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE). De acuerdo con la información del Ministerio de Desarrollo Social, hasta el mes pasado el Estado había gastado US$ 22.440 millones en el IFE. Cabe recordar que dicha medida fue ampliada hasta incluir a más del 96% de las familias inscritas en el Registro Social de Hogares (RSH), lo que representa más de 8,3 millones de hogares los cuales, en promedio, han recibido 17 pagos del IFE, por un monto total cercano a los $ 2 millones por familia. Dadas las magnitudes asociadas a dichas transferencias, la finalización del IFE afectará significativamente las finanzas de los hogares con implicancias negativas para el consumo.